viernes, 21 de noviembre de 2014

20 de noviembre y siempre: Stop a las úlceras por presión

Ayer, 20 de noviembre, se celebró el Día Mundial por la Prevención de las úlceras por presión. Como cada año, se dijo “Stop a las úlceras por presión”, una epidemia del siglo XXI, que se oculta bajo las sábanas y que afecta diariamente a más de 100.000 personas. La Escuela de Pacientes se une al Grupo Nacional de Úlceras por Presión, para trabajar por hacer visible  este importante problema que afecta a muchas personas dependientes y a sus cuidadores y cuidadoras. Lo hacemos de la mano de uno de sus miembros, Paco de Haro, que es además uno de nuestros profesionales referentes del  Aula de Personas Cuidadoras de la Escuela de Pacientes en Granada. 

Las llagas o escaras son un problema de salud de primer orden que afecta diariamente a más de 100.000 personasdeteriorando su calidad de vida y aumentando considerablemente los costes en el sistema sanitario.La prevención de las ulceras por presión es un Derecho universal que hoy día es posible garantizar. Las ulceras por presión pueden prevenirse  en un 95%, lo que resalta la importancia de disponer de estrategias de educación y prevenciónConstituyen por si mismas un indicador de seguridad del paciente y de calidad asistencial directamente relacionado con los cuidados de enfermería.
Recordamos los consejos clave para su prevención:

  1. Tomar una dieta completa y equilibrada.
  2. Mantenerse bien hidratado.
  3. Vigilar las zonas de apoyo.
  4. Cama limpia, seca y sin arrugas.
  5. Saber cuidarse para cuidar.
  6. Paciente y cuidador formados e informados.



Es necesario:
  1. Realizar cambios posturales, evitando el arrastre y usando la sábana entremetida.
  2. Usar productos especiales para proteger la piel de heces y orina.
  3. Usar ácidos grasos hiperoxigenados  (aceites especiales) en zonas de apoyo.
  4. Cambiar el pañal cuando esté mojado.
  5. Utilizar colchones y cojines especiales para el manejo de la presión.
  6. Proteger zonas de apoyo.

Está desaconsejado: 

  1. Uso de flotadores o cojines tipo rosco.
  2. El masaje en zonas de apoyo.
  3. Dejar la humedad en pliegues de la piel.
  4. Uso de alcohol, colonia y talco.
  5. La elevación de la cama a más de 30 cm. 









No hay comentarios:

Publicar un comentario