martes, 11 de octubre de 2011

“Hace poco, mientras dormías…”

Mi nombre es Eva. En 2009 fui cuidadora, junto con mis padres, de mi hermana Susana, durante los dos meses que duró la fase terminal de su enfermedad, un tumor cerebral diagnosticado en mayo de ese mismo año. La nuestra es una historia real y cotidiana, como la de cualquiera que pueda estar leyendo estas líneas. La trágica experiencia de mi familia quedó plasmada en un relato que escribí durante los primeros meses de duelo, como forma de desahogo en mi profundo dolor. Se trata de un diálogo íntimo con mi hermana. Todo aquello que no fui capaz de expresar mientras aún estaba conmigo, principalmente porque no era consciente de lo que estaba viviendo. Suele ocurrir así.

“Hace poco, mientras dormías…” es el nombre que da título a ese libro, la punta de un iceberg que abre por completo un corazón herido y deja al descubierto los sentimientos más puros y sinceros. Un relato desgarrador pero, a la vez, lleno de AMOR y esperanzas.

Esta experiencia cambió mi vida. Marcó un antes y un después en mí, mi día a día y mi forma de ver las cosas. No sólo por el gran sufrimiento y vacío que supone la pérdida de un ser querido, sino porque ha sido mi aprendizaje de vida.  Durante los meses que duró su enfermedad caminamos juntas, aprendiendo las dos, haciéndole frente a ese monstruo incontrolable, a ese dolor que, aunque nos hizo mucho mal, también nos hizo bien porque fue parte de nuestro crecimiento. Nos hizo ser, aún, mejores personas, aún, más fuertes. Por el que reforzamos nuestros lazos, aunque al final nos venciera. Y durante los dos meses que duró su agonía en la Unidad de Cuidados Paliativos del hospital Puerta del Mar, en Cádiz, mi hermana nos dio a todos una gran lección de valentía y coraje. Un valioso ejemplo de serenidad. Por eso siempre digo que ella ha sido mi MESTRA de la vida. Sorprendí a muchos, a mí misma, por mi entereza, mi coraje, mi saber estar. Nunca me imaginé enfrentándome a esos dos meses de agonía en el hospital, esperando su final en esta vida, junto a mi padre y mi madre. Pero es que todo lo aprendí de ella, mi hermana. Ella ha sido –sigue siendo y será por siempre- mi hermana mayor, mi única hermana, mi hermana del alma. De la que he aprendido tanto. Si fue la más valiente de todos, enfrentándose con gran coraje y tesón a su enfermedad y posteriormente a su final, yo no podía ser menos. Simplemente, he tenido que estar a su altura.

No sólo aprendí de Susana y de mí misma, porque hubo muchas otras personas que nos acompañaron por el duro camino, que nos tendieron sus manos y nos ayudaron a cuidar de ella. Entre ellos hubo un equipo especial que mi padre, mi madre y yo siempre llevaremos en nuestros corazones… El maravilloso equipo de la Unidad de Cuidados Paliativos del citado hospital, al que siempre estaremos profundamente agradecidos. Porque es cierto que estamos preparados para afrontar un nacimiento, pero nunca nos preparan para afrontar la muerte. Deberíamos poder aspirar, al menos, a una muerte digna y eso hoy si es posible gracias a todas esas personas que conforman esos equipos.

Hoy quiero compartir con todos mi historia, por si a alguien pudiera servirle de ayuda. Quiero, igualmente, aprovechar aquí para ofrecer todo mi apoyo a aquellas personas que se encuentren cuidando de sus seres queridos. No desesperéis. La muerte forma parte de la vida. Esa es la única verdad absoluta y hay que asumirlo para poder servir de ayuda a nuestros familiares en su tránsito final. Ahora si, comenzaré mi relato…

Eva Suplet Gallego, Prólogo del libro "Hace poco, mientras dormías..."
Más información: http://www.bubok.es/libros/176282/Hace-poco-mientras-dormias

5 comentarios:

  1. eva que emotiva tu experiencia y cuantas cosas tenemos en comun,estoy deseando leer tu libro que seguro me sera de gran ayuda un abrazo .

    ResponderEliminar
  2. Hola Begoña, tu testimonio también me resultó muy conmovedor. Me he identificado mucho contigo también. Espero que leer el libro te reconforte un poco. A mi siempre me ayudó compartir la experiencia que estaba viviendo con otras personas en circunstacias parecidas... Un abrazo caluroso desde Cádiz.

    ResponderEliminar
  3. Hola a las dos: Begoña y Eva ,ha sido un placer leer vuestros testimonios , hay que sentirse vivo para escribirlos a pesar de tan importante pérdida .Animo ,besos y gracias por compartirlo.

    Montse Morán

    ResponderEliminar
  4. Eva, gracias por compartir tu vivencia y sentimientos, soy paqui, enfermera de un equipo de paliativos y estoy segura que tu libro aportara mucha luz y ayuda a muchas personas que tengan que sufrir la perdida de un ser querido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar